Siete pasos para el amor propio


El amor propio es una acción, no un estado de sentirse bien.

El amor propio es un término popular hoy en día que se tiene en una conversación normal.

“Tienes que amarte más a ti mismo”

“¿Por qué no te amas a ti mismo?”

“Si solo te amaras a ti mismo, esto no te hubiera pasado”

“No puedes amar a otra persona hasta que te ames a ti mismo primero”

Estas son solo algunas de las directivas de amor propio que damos o sugerimos para encontrar una manera de alcanzar una mayor satisfacción.

 

El amor propio es importante para vivir bien.

 

Influye en quién eliges para un compañero, la imagen que proyectas en el trabajo y cómo manejas los problemas en tu vida.

Es tan importante para tu bienestar que queremos que sepas cómo aportar más a tu vida.

¿Qué es el amor propio, entonces?

¿Es algo que puedes comprar en un cambio de imagen de belleza o en un nuevo conjunto de ropa?

¿Puedes obtener más al leer algo inspirador? O,

¿Puede una nueva relación hacerte amar más a ti mismo?

La respuesta a todas estas preguntas es ¡NO!

Aunque se sienten bien y son gratificantes, no puedes crecer en amor propio a través de este tipo de actividades. Entonces, el amor propio no es simplemente un estado de sentirse bien.

El amor propio es un estado de apreciación de uno mismo que crece a partir de acciones que apoyan nuestro crecimiento físico, psicológico y espiritual.

 

El amor propio es dinámico; Crece por acciones que nos maduran. Cuando actuamos de manera que expandimos el amor propio en nosotros, comenzamos a aceptar mucho mejor nuestras debilidades y también nuestras fortalezas, tenemos menos necesidad de explicar nuestras faltas, tenemos compasión por nosotros mismos como seres humanos que luchamos por encontrar un significado personal.

Estamos más centrados en el propósito y los valores de nuestra vida, y esperamos la realización de la vida a través de nuestros propios esfuerzos.

 

Siete pasos para el amor propio:

 

  1. Sea consciente.

    Las personas que tienen más amor propio tienden a saber lo que piensan, sienten y quieren. Son conscientes de quiénes son y actúan según este conocimiento, en lugar de lo que otros quieren para ellos.
  2. Actúa según lo que necesites en lugar de lo que quieres.

    Te amas a ti mismo cuando puedes apartarte de algo que se siente bien y emocionante y en cambio escoges lo que necesitas para mantenerte fuerte, centrado y avanzar en tu vida. Al mantenerte enfocado en lo que necesitas, te apartas de los patrones automáticos de comportamiento que te meten en problemas, te mantienen atrapado en el pasado y disminuyen el amor propio.
  3. Practica el buen autocuidado.

    Te amarás más a ti mismo, cuando cuides mejor tus necesidades básicas. Las personas con un gran amor propio se alimentan diariamente a través de actividades saludables, como una buena nutrición, ejercicio, sueño adecuado, intimidad e interacciones sociales saludables.
  4. Establecer límites.

    Tú te amaras más cuando establezcas límites y digas no al trabajo, relaciones o actividades que te agoten o te hagan daño físico, emocional y espiritual, o que expresen de manera deficiente quién eres tú.
  5. Protégete a ti mismo.

    Trae a las personas adecuadas a tu vida. El término frenemies describe tan bien el tipo de "amigos" que se complacen con tu dolor y pérdida en lugar de con tu felicidad y éxito. Mi sugerencia para ti aquí: ¡Deshacerte de ellos! No hay suficiente tiempo en tu vida para desperdiciar a las personas que quieren quitarte el brillo de la cara que dice: "Me amo y amo la vida de verdad". Te amarás y te respetarás más.
  6. Perdónate a ti mismo.

    Los humanos podemos ser tan duros con nosotros mismos. El inconveniente de asumir la responsabilidad de nuestras acciones es castigarnos demasiado por los errores en el aprendizaje y el crecimiento. Tienes que aceptar tu condición humana (el hecho de que no eres perfecto), antes de que puedas amarte verdaderamente a ti mismo. Practica ser menos duro contigo mismo cuando te equivocas. Recuerda, no hay fallas, si has aprendido y crecido de tus errores; sólo hay lecciones aprendidas
  7. Vivir intencionalmente.

    Te aceptarás y amarás más a ti mismo, lo que sea que esté sucediendo en tu vida, cuando vivas con propósito y diseño. Tu propósito no tiene que ser muy claro para ti. Si tu intención es vivir una vida significativa y saludable, tomarás decisiones que apoyen esta intención y te sentirás bien contigo misma cuando tengas éxito en este propósito. Te amarás más a ti mismo si te ves logrando lo que te propusiste hacer. Necesitas establecer tus intenciones, para hacer esto.

Si eliges solo una o dos de estas acciones de amor propio para trabajar, comenzarás a aceptarte y amarte más a ti mismo. Solo imagina cuánto te apreciarás cuando ejercites estos siete pasos para amarte a ti mismo. Es cierto que solo puedes amar a una persona tanto como te amas a ti mismo. Si ejercitas todas las acciones de amor propio que describimos aquí, permitirás y animarás a otros a expresarse de la misma manera.

Cuanto más te ames a ti mismo, mejor preparado estás para relacionarte de manera saludable. Aún más, comenzarás a atraer personas y circunstancias que apoyan tu bienestar.

 

 


Compartir esta publicación


Dejar un comentario